miércoles, 22 de octubre de 2008

Mis Memorias de África

Primeramente quiero presentaros el blog Relato Completo – Relato Comansi de nuestros amigos Natacha y Emig. Ese blog está abierto a todo aquel que le pique el gusanillo de escribir… y a mí me ha picado bastante, jejeje….

Este relato que os dejo es uno de los que me han publicado en su blog (algunos ya lo habéis leído), aunque aquí lo presento más extenso. Son “Mis Memorias de África” y aunque hace ya 21 años de este viaje, intentaré rememorar esta historia tal y como la viví.

Siempre me ha fascinado
Kenya por sus paisajes, sus costumbres, los indígenas, pero sobre todo quería hacer un Safari, perderme por el Masai Mara y conocer a su tribu, los Masái. Vivir una aventura increíble como soñaba desde pequeña cuando veía películas rodadas en África. Siempre me decía “algún día iré”… y aquí comienza mi historia.

Después de 8 horas de vuelo llegamos al aeropuerto de Mombasa y nos dirigimos al autobús que nos llevaría al complejo hotelero. Los niños que esperaban a los turistas se golpeaban en los cristales de los autobuses pidiendo mecheros y bolígrafos, era curiosísimo pensar que algo tan insignificante para nosotros sería un mundo para ellos, así que busqué en mi bolso y les regalé mi mechero y un bolígrafo de esos publicitarios (en la foto con varios niños). La emoción fue indescriptible, todos me tiraban besos al aire dando las gracias como si de algo excepcional se tratara. Aquellos pequeñajos consiguieron arrancarme lágrimas de emoción.

Seguimos nuestra ruta hacia el hotel, pero no era un hotel cualquiera, queríamos sentirnos más cerca aún de la naturaleza, así que elegimos un bungalow con tejado de paja dentro del recinto, rodeado de árboles milenarios, enormes que incluso alguno tenía una abertura en su tronco por donde pasaban los Jeeps del hotel. Por la mañana temprano sentimos pasitos ligeros saltando sobre el tejado del bungalow, ante la curiosidad, salimos a ver quién era ese visitante: ¡monitos con muy poca vergüenza haciendo de las suyas! No fallaban ni una mañana, eran puntuales como un despertador, jajaja

Hicimos amistad con el director del hotel y su mujer, así que un día nos invitaron a comer a un poblado indígena cercano. Aunque había que trasladarse en una barca pesquera bastante destartalada, me daba igual, yo quería disfrutar de aquella experiencia. En el barco se encontraba un chico nativo (foto) de unos 15 años y no paraba de mirarme, se dirigió sin el más mínimo pudor hacia mi pareja y sin más, le dijo que quería comprarme, que su padre tenía cabras y tierra y que se las daba a cambio de mi persona. ¡Qué, pero qué dices mocoso, a que te tiro al agua! exclamé entre risas. Nos reímos a carcajadas todo los que íbamos en el barco, fue graciosísima su intención, la verdad que me sentí halagada, pero claro, yo ya estaba comprometida, jajaja

Llegamos al poblado y los indígenas treparon rápidamente por las palmeras en busca de cocos para refrescarnos. Para comer nos querían deleitar con su mejor manjar, gallina con arroz. Estuvieron un buen rato corriendo detrás de aquellas gallinas hasta alcanzarlas, limpiarlas y meterlas en la olla. Nos sentamos todos en el suelo alrededor de la cazuela y comíamos aquel suculento plato, sin el menor escrúpulo, con las manos. Algunos pensaréis “qué asco, qué horror, todos con las manos”, pero os voy a decir una cosa, si alguien está dispuesto a viajar a esos países, la mejor forma de disfrutar es meternos de lleno en el papel sin importarnos las condiciones.

Por otra parte, íbamos bastante al pueblo más cercano al recinto hotelero, en ese caso solíamos esperar el autobús de línea para trasladarnos al pueblo ¡¡Imaginaros cómo venía el autobús!! A parte de que jamás sabíamos a qué hora pasaría por nuestra "parada" (una espera de hasta más de 2 horas), ¡¡venía repleto de pasajeros, gallinas, cajas, maletas, etc.!! Cuando entramos al autobús, todo el mundo se levantaba para dejar sentar a los blancos y yo, ni corta ni perezosa, me senté al lado de un nativo y se quedaron todos boquiabiertos y cuchicheando!! No debía ser muy correcto que un forastero se sentara junto a un nativo. En fin, ahí quedó la cosa pero el alboroto en el autobús fue impresionante, jajaja

Llegó la hora de nuestro Safari al Parque Natural Masai Mara, situado al sudoeste de Kenia en la región del Serengueti. Desde este territorio podemos observar el gigantesco Kilimanjaro, situado al norte de Tanzania junto a la frontera con Kenia. Increíble y precioso con su pico nevado y sus 5895 metros de altura. Un reto para cualquier escalador y una delicia para nuestra vista.

Llegamos al hotel donde nos alojaríamos durante 3 días de safari cuando nos comunican la mala noticia, habían reservado las habitaciones por duplicado (*) por lo que, al ser los últimos en llegar, nos vimos obligados a trasladarnos a otro “habitáculo”, un camping con tiendas de campaña en un recinto que aunque estaba vallado, no había portón que nos protegiera de las fieras ahí fuera. ¡Os podéis imaginar nuestra preocupación!, pero como siempre, la única respuesta a nuestra inquietud era “Hakuna Matata” (no hay problemas). Pues nada, ningún problema, jajaja y sabéis qué, ataron una cabra delante de la entrada al camping para cuando viniera cualquier fiera en la oscuridad, se zanjara primeramente con la cabra y luego….... No pegué ojo en toda la noche y encima se coló una araña tremenda en la tienda y no había forma de sacarla!!

Al día siguiente fuimos en Jeep a ver fauna y flora, ¡y menuda fauna, sí!, resulta que nos acercamos a una manada de elefantes que se bañaban en el río y por lo visto no les gustó nuestra presencia. Eso desató una estampida hacia nuestro Jeep que presos del pánico y gritando todos, el conductor, nervioso, salió a todo gas pero marcha atrás!! Aquello cada vez se ponía más feo, estuvimos a punto de ser alcanzados por la trompa de un elefante cuando el conductor pudo hacerse con el control del Jeep y salimos a todo gas pero ya marcha hacia delante, jajaja.

Fue una experiencia increíble y que me gustaría repetir este viaje. Jamás olvidaré África, sobre todo porque recordaré siempre una canción que seguramente más de uno conoceréis, en su idioma el swahili: “Jambo, jambo Bwana! Habari gani. Mzuri Sana. Wageni, mwakaribishwa, Kenya yetu Hakuna Matata” (hola señor, qué tal está. Muy bien. Sea bienvenido, en nuestro Kenya no hay problemas). En efecto, ¡ningún problema señores!, jajaja.





(*) PD: Denunciamos a la agencia de viajes por la jugada que nos hicieron al reservar el hotel en el Safari. Conseguimos los costes del Safari y daños por perjuicio.

14 comentarios:

Martin dijo...

Me gustó mucho tu safari amiga, aparte que hakuna matata, eso es lo bueno porque todo tiene su riesgo cuando tu viajas o aventuras en regiones del mundo.
Susto que has pasado con la manada de elefantes, siempre han dicho que son muy complicados, buene en general todos los animales salvajes y en especial en esa región.
Una de las cosas que más me agradaría sería ir al Killimanjaro.
Por poco casi te compran ah!!!! jajajaja.Pero el nativo no tenía mal ojo. jejejeje.

Un besito mujer blanca.

Bowman dijo...

Fair, te repito lo que dije en Autores Reunidos:

a) No hay cabras o tierras suficientes en el mundo para igualar tu valor.

b) Si decides repetirlo, avísame. Pero no me contento con ver el (precioso) Kilimanjaro en la distancia: tengo que subir hasta la cima.

Si no te apetece, nos esperas abajo, mientras Martin y yo subimos y bajamos)

Küsschen

Natacha dijo...

¡Oye! que yo también voy...
jajaja. Al ver lo del Akuna matata... recuerdo que mi hijo pequeño la cantaba casi de bebé y decia "alguna patata" jajaja. Pesaba que esa era la letra, jajaja. Qué lindo era, por dios...
Un beso, mi niña
Natacha.

Fair Lady dijo...

Martín y Bowman, os animo a escalar la cima del Kilimanjaro, os va como anillo al dedo, además estáis más preparados que yo, no me apetece rodar montaña abajo, jajaja. Por si las moscas me quedo al pie esperando, además arriba hace mucho frío!!

Un besito a los dos

Fair Lady dijo...

jajaja Natacha, me acabas de dar una idea... espera y verás...

Un besito corazón

PIZARR dijo...

!Ay Fair! Que envidia me ha dado tu relato de ese viaje. Es que Africa me llama un montón, pero a este apso me quedo en tierra...

Una gozada leerlo e imaginarlo.

Un beso Fair

Fair Lady dijo...

Las cosas de palacio van despacio, ya sabes Pizarr, recuperate bien y ya verás como ese viaje se convertirá en realidad, quizás no hoy ni mañana, pero te está esperando:-)

Un beso mi querida amiga

Laín Deba dijo...

fair lady, preciosa vivencia, y bello blog también.

Os visitaré luego, para ver más aventuras.

Un saludo

Laín

Fair Lady dijo...

Gracias por visitarme Laín, naturalmente las puertas de esta casa están siempre abiertas para cuando quieras pasarte.

Un abrazo

SUSANA dijo...

Veamos...¿Por dónde comienzo?

Jambo, jambo Bwana! No volverás a ser Fair Lady! Entre nosotras y familiarmente te diré "Karen"!

Qué preciosísimo Post, por favor!
¿Y qué tan despistada estuve para perdérmelo?

Karen:

Ese look a lo "Lady Di" (Dianita Spencer)te quedaba espectacular, y espero que lo conserves, o al menos una versión actualizada. Mira que estabas guapa chica! Y sin duda, MUY guapa en la actualidad!

Apartando las fotos preciosas, ha sido placer de placeres, leerte y verte, en "clima" con África Mía (te aclaro que estoy escuchando el tema de la película)vos verás...

Inolvidable tu llegada a Mombasa, tu dieta de gallinas que se corretean antes de comer (debiéramos practicar este sistema para bajar de peso, a cuenta y antes de comer, al menos yo).

La Cabra atada -precaución elemental- y la arañaaaaa, ahí casi me infarto (les tengo pánico).

En la parte del Jeep, fuiste más que nunca y como nunca, Karen!

Ahora...digo...pregunto...me intrigo...por saber dónde dejaste a "Denys" y si me decís que no hubo un Denys...me infarto de peor forma que ante la araña!

¿Cómo KAREN estaría bajo el cielo africano y su magia...sin un Denys?????????????

Volveré por la respuesta a tan elemental pregunta!

GRACIAS MIL PRECIOSÍSISISIMA AMIGA, por esta enorme y bellísima sorpresa. Siempre, de una forma u otra estamos en la misma sintonía, es algo conmovedor.

Y por supuesto, con Patricia te esperamos en Buenos Aires! Faltaba más! Yo no pido la carta ni sirvo el vino hasta que llegues a la mesa! He dicho!

Besotes de esos enooooormes y muy cariñosos para Vos mi Reina!

Fair Lady dijo...

jajaja Susana, me parto con tus siempre acertados comentarios!!

Sabes, mi madre siempre decía que tenía mucho parecido con Lady Di, supongo que por el pelo, porque soy más guapa! jajajaja. Ahora llevo el pelo de mi color natural, castaño oscuro y muyyyyyyyy largo, un rollo para lavarlo y peinar, pero bueno, tengo una boda el próximo 29 y quiero hacerme un recogido... puede que luego me lo corte, ja veré, jejeje

Hubo un Denys en aquella época, me acompañó bajo el cielo africano y todo eso..., pero resultó ser rana en vez de príncipe!! Me tenía que haber quedado con aquel chavalote de las cabras, seguro que hubiese salido ganando, jajaja

Quiero repetir el viaje y revivir la aventura, pero esta vez con mi auténtico Denys... aunque éste es más prudente... no sé si se atrevería a vivir lo mismo, jajaja

Sobre tu encuentro con Patri, está hecho, en cuanto encuentre a una buena canguro que se quede con mis niñas y MARIDO, ve voy corriendo, jajaja, no descorches la botella y si lo haces, tomaros una copita a mi salud:-) Que os lo paséis de lo lindo.

Un beso enorme mi querida Susana, sabes que te quiero un montón.
PD: ¿para cuándo esa foto famosa en tu laptop?

Fair Lady dijo...

... uyyy por cierto Susana, ¿sabes cómo me voy a vestir para la boda?... el traje famoso de un personaje que te encanta y del que hemos hablado a menudo... el de Rita Hayworth en Gilda!!! ... con guantes negros incluidos, jajaja

Te mandaré fotos... aunque no soy nada fotogénica, en fin.

Un besito enorme querida amiga

SUSANA dijo...

SOS UNA DIVINAAAAAAAAA!!!!

Y clarito...Muchísisisisimo más bonita que la finada Spencer! (que seguro descansa en paz con la certeza de que la suegra-reina, no arribará al cielo ni por casualidad)

Gracias por compartir la "rana" conmigo! (Muy normal, en una época pensé que era "regla general" y era el destino de todos los hombres, después cambié de opinión y me casé)

De todas formas, y aunque fuera un Príncipe/Denys con "fecha de vencimiento" me parece espectacular que existiera en ese momento y ese lugar. Síiiii, soy una romántica incurable!

Y por favor, repetí la aventura! Quizás renunciando a algún matiz salvaje y pintoresco, y con otras comodidades, pero hacelo, con el auténtico Denys!!!! (Al mío tendría que llevarlo a punta de revólver, pero, en fin, no desisto en quebrarle la voluntad.

¿Me creés que no he tenido un sólo momento libre para sacar la foto, desde que la enviaste? Estoy a mil!
Pero entre hoy y mañana te la envío para que veas lo bella que luce!!!!!!!

OH MY GOD y OH MY GOD!!!!!!!!!!!!!
Really? ¿A lo Hayworth? Si me hacés lo mismo que yo, y me demorás la foto, te hago un "piquete" (invento argentino) en todos tus blogs! Y te persigo!

Yo quiero ver esa foto tuya SÍ o SÍ y dudoooooo que seas menos fotogénica que yo! (a mi me odian las fotos!)

Qué buen gusto! Me fascinnaaaa la idea! (Tu Denys se nos infarta, y la novia te demanda por quitarle protagonismo!) Jajajajajajajajaá!

Besote Divina, y un millón de Gracias por compartir estos momentos tan, pero tan AGRADABLES!

Fair Lady dijo...

jajaja Susana, como eres!! Mas me vale entonces mandarte la foto a ti primero, conociéndote y mujer de armas tomar que eres, cualquiera te dice que no!! No sabía que los argentinos habíais inventado la palabra "piquete", seguro que andabas tú por ahí metiendo caña, jajaja

Un beso guapetona, ha sido de lo más divertido.